29 abril 2016

Berlín en seis días. Transporte, alojamiento y planning.

Aprovechando las vacaciones de Semana Santa nos hemos escapado a Berlín, una asignatura pendiente que por fin he podido ver cumplida. Años atrás tenía un billete comprado para viajar a la capital alemana, pero por una entrevista de trabajo me fue imposible ir y desde entonces no se había presentado la oportunidad.
VUELO
Compramos los vuelos Málaga-Berlín-Málaga con la famosa compañía aérea low cost al precio de 126 € i/v por persona.
PARKING MÁLAGA
Alrededor del aeropuerto de Málaga existen multitud de empresas que se encargan de tu coche mientras estás de viaje. Esta vez hemos elegido 1-Parking; llegas al aeropuerto, los llamas desde la terminal de llegadas (terminal 2, frente al estanco), se acercan por el coche y te lo devuelven a tu regreso limpito; siete días de parking, 30 €.
ALOJAMIENTO
 Reservamos un estudio muy bien ubicado, al que volvería sin duda; se trata de Wallstreet Studio, muy cerca de la Isla de los Museos y de Alexander Platz (Neue Grünstrasse 20, Mitte, Berlin, 10179) por 493 € siete noches (unos 70 € la noche). Su buena situación nos permitió movernos andando a casi todas partes; además tiene a 50 metros la estación de metro Spittelmarkt y a un paso una parada de bus. 
1
TRASLADO AEROPUERTO SHOENEFELD-BERLÍN-AEROPUERTO SHOENEFELD
1) Llegábamos a las 23:40 horas al aeropuerto de Schönefeld, por lo que tuvimos que descartar el transporte público, que a esa hora es prácticamente inexistente. Entre eso y que nos esperaba el dueño del apartamento para entregarnos las llave, decidimos contratar un transfer, que nos costó 45 €. No sabemos si un taxi hubiese sido más barato, pero prefiero saber de antemano cuánto me van a cobrar; además a esas horas pasábamos de arriesgarnos a no encontrar ninguno. Finalmente llegamos con casi una hora de retraso por la huelga de controladores de Francia; allí nos estaban esperando. En media hora nos dejaron en la puerta del estudio.
2) A la vuelta cogimos un cercanías desde la estación de Alexander Platz (RE7; aunque hay otras líneas.
TRANSPORTES EN BERLÍN
Moverse en Berlín es bien fácil; puedes llegar a todos los puntos de interés de diversas maneras: andando, en metro (U-Bahn), tren suburbano (S-Bahn), tranvía y autobuses.
¿Qué es eso del U-Bahn y del S-Bahn? Realmente no hay muchas diferencias entre estas dos líneas ferroviarias:
1) El U-Bahn funciona como una red de metro, con la mayoría de sus trenes subterráneos y tiene una red de estaciones cercanas entre sí. Pasa con mucha frecuencia y tiene 10 líneas. Su servicio se interrumpe de 00:30 a 4:00 y durante este tiempo son sustituidos por los autobuses. Los fines de semana funcionan las 24 horas del día, excepto las líneas U4 y U55. El U-Bahn es propiedad de la empresa pública BVG. Sus estaciones son inconfundibles y están señalizadas en carteles rectangulares con una U grande blanca sobre fondo azul.
2) El S-Bahn circula por la superficie y ofrece un servicio más rápido que el U-Bahn y sus estaciones están más separadas. Pasan cada 10-20 minutos, aunque en hora punta pasan con más frecuencia. Hay 15 líneas y todas ellas llegan a los límites de la ciudad. Es propiedad de la Deustche Bahn. Las estaciones están señalizadas con un cartel redondo son una S blanca sobre fondo rojo.
Autobuses
Las estaciones de autobuses están identificadas con un cartel con una H (Haltestelle=parada). En cada parada hay información detallada y pantallas que indican el tiempo de espera que queda para el siguiente bus. Funcionan varios tipos de autobuses, pero todo tienen la misma tarifa.
Tranvías
Circulan por Mitte y la zona del antiguo Berlín del Este; a pesar de que solo cubre un tercio de la ciudad viene muy bien para ir desde Mitte a cualquier punto de Prenzlauer Berg.
Billetes y tarifas
En Berlín sirve el mismo billete para U-Bahn, S-Bahn, autobuses y tranvías, lo que facilita mucho ir cogiendo la alternativa que nos convenga más. Se compran en máquinas expendedoras de las estaciones de U-Bahn, S-Bahn y tranvías, pero también los venden los conductores de los autobuses. Se validan en una máquina roja o amarilla que normalmente está cercana a la expendedora.
En cuanto a las tarifas, la ciudad está dividida en tres zonas: A, B y C: la zona A es el centro de la ciudad, la B llega hasta el límite del territorio urbano y la C abarca los alrededores de Berlín Aeropuerto Berlín-Schönefeld, Potsdam y Oranienburg. Según la necesidad puedes comprar billetes combinados para las zona AB, BC, y ABC.
La opción más cara es el billete sencillo que es válido durante dos horas en todos los medios de transporte con transbordos ilimitados.
Microsoft Word -
Documento1
MUSEOS
Sin duda alguna los museos son unos de los atractivos turísticos más importantes de la capital alemana; hay muchísimos, para todos los gustos. Cabe distinguir entre los que forman parte de la Museumsinsel o Isla de los Museos (declarada Patrimonio de la Humanidad desde 1999) y el resto.
1) La Isla de los Museos (Museumsinsel)
Museo de Pérgamo (Pergamon Museum). Sin duda es el museo estrella de Berlín y por ende el más visitado. Alberga joyas como el Altar de Pérgamo, la Puerta de Isthar, la Puerta del Mercado de Mileto y una impresionante muestra de arte islámico, entre otras muchas cosas. Actualmente el museo está en fase de renovación; a través del "Plan Maestro de la Isla de los Museos" será restaurado de forma progresiva y se completará con una cuarta ala que estará integrada en el 2025. Como parte de esta reorganización, la sala en la que se encuentra el Altar de Pérgamo estará cerrada hasta 2019.  PRECIO: Adultos: 12€. Estudiantes: 6€. Museumspass Berlín: entrada gratuita.
HORARIO: Todos los días: de 10:00 a 18:00 horas. (Jueves hasta las 21:00 horas).
MuseoPergamo
Museo Nuevo (Neues Museum). En 1841, Friedrich August Stüler comenzó la construcción del Museo Nuevo. Durante la guerra, el museo fue gravemente dañado y permaneció hasta 1999 en ruinas. Su posterior reconstrucción y rehabilitación duró un total de diez años y fue realizada por el reconocido arquitecto David Chipperfield. Desde su reapertura en 2009, alberga piezas de referencia seleccionadas procedentes del Museo Egipcio, de la Colección de Papiros, del Museo de la Prehistoria y la Protohistoria, así como la colección de antigüedades. La pieza estrella del Nuevo Museo es el Busto de Nefertiti. PRECIO: Adultos: 12€. Estudiantes: 6€. Museumspass Berlín: entrada gratuita. HORARIO: De domingo a miércoles: de 10:00 a 18:00 horas. De jueves a sábado: de 10:00 a 20:00 horas.
Museo
Neues
Museo Antiguo (Altes Museum). Diseñado por el constructor Karl Friedrich Schinkel, este edificio clasicista fue el primer museo público de Prusia en 1830. Después de una completa renovación, el edificio clásico alberga la exposición permanente "Nueva Antigüedad en el Museo Antiguo". PRECIO: Adultos: 10€. Estudiantes: 5€. Museumspass Berlín: entrada gratuita. HORARIO: Todos los días: de 10:00 a 18:00 horas. (Jueves hasta las 22:00 horas).

Museo Bode.  Fue construido entre 1887 y 1904 bajo las instrucciones del arquitecto de la corte Ernst Eberhard. Alberga una extensa colección de esculturas, arte bizantino y una importante colección numismática. PRECIO: Adultos: 8€. Estudiantes: 4€. Museumspass Berlín: entrada gratuita. HORARIO: De lunes a domingo: de 10:00 a 18:00 horas. (Jueves hasta las 22:00 horas).
MuseoBode
Antigua Galería Nacional. Su arquitecto, Friedrich August Stüler, se inspiró en la Acrópolis de Atenas, de ahí el aspecto de templo clásico del museo. Construido entre 1867 y 1876, el edificio muestra obras del clasicismo, romanticismo, impresionismo y el arte contemporáneo temprano. PRECIO: Adultos: 10€. Estudiantes: 5€. Museumspass Berlín: entrada gratuita. HORARIO: De martes a domingo: de 10:00 a 18:00 horas. (Jueves hasta las 22:00 horas).

2) Otros museos
Hamburger Bahnhof. La antigua estación de trenes Hamburger Bahnhof, situada en el centro de Berlín, acoge un museo de arte contemporáneo (Museum für Gegenwart). Se trata de una enorme estación construida entre 1846 y 1847, con un estilo neoclásico, que fue remodelada y desde 1996 acoge una gran colección de obras de arte de la segunda mitad del siglo XX. PRECIO: Adultos: 8€. Estudiantes: 4€. Museumspass Berlín: entrada gratuita. HORARIO: De martes a viernes: de 10:00 a 18:00 horas. Sábados: de 11:00 a 20:00 horas. Domingos: de 11:00 a 18:00 horas.
Bauhaus Museum. Alberga la colección más completa del mundo de la escuela más importante de arquitectura, diseño y arte del siglo XX. El edificio fue construido por Walter Gropius, el creador de la escuela de diseño, arquitectura y arte del siglo XX en Weimar.
Museo Judío. Inaugurado en 1999, muestra la historia de los judíos que han vivido en Alemania desde hace 2000 años. El edificio es obra del arquitecto polaco Daniel Libeskind y tiene las fachadas metálicas y planta en forma de rayo.
Museo DDR. Es un museo poco convencional en el que se puede tocar todo lo que está expuesto. Es una colección de objetos y recreaciones de la vida cotidiana de los habitantes de la RDA entre 1949 y 1989. Un museo pequeño y demasiado lleno de gente para mi gusto, interesante, pero prescindible, si dispones de poco tiempo; sobre todo me sorprendió la similitud de muchos de los objetos cotidianos con los que había en mi casa cuando yo era chica.
BERLÍN WELCOME CARD
En las grandes ciudades suele haber una tarjeta para acceder de forma gratuita o con descuento a sus principales atractivos turísticos; por lo general, también permite el uso gratuito del transporte público. Aunque su precio a priori pueda parecer elevado, es muy interesante si se pretende visitar un buen número de esos lugares y se va a hacer bastante uso del transporte.
En Berlín existe la Berlín Welcome Card, una tarjeta con hasta 12 variedades, en función de la duración de la estancia en la ciudad (de 2 a 7 días) y de las necesidades e intereses del viajero.
La Oficina de Turismo Visit Berlín tuvo la gentileza de facilitarnos una tarjeta “Museumsinsel y zonas de transporte A,B C” de 72 horas y otra de transporte de esas mismas zonas también de 72 horas.
Los viajeros que me siguen saben de sobra que en este blog no hay publicidad pagada, porque creo que la objetividad de mis opiniones podría quedar en entredicho. Cuando recomiendo un servicio, un hotel, un lugar para comer… o en este caso una tarjeta es porque realmente considero que en verdad es de interés. Pues bien, tras hacer uso de esta tarjeta, he de decir que si vas a visitar los museos de la Isla de los Museos ya merece la pena. Basta con hacer una simple cuenta: la tarjeta cuesta 44€ con el transporte ABC y la suma de las entradas a los inexcusables Museo de Pérgamo (12 €), Museo Nuevo (12 €), Museo Antiguo (10 €) y Museo Bode (8 €) asciende a 42 €. Si a ello le unes los descuentos que te hacen, por ejemplo, en la Catedral de Berlín (Berliner Domer), al Museo DDR o a la Torre de TV ya compensa. Además, dependiendo de la ubicación del hotel, cogerás más o menos transportes. Y no sé si os habrá pasado, pero cuando tienes una tarjeta de transporte gratuita haces un uso del transporte público que no harías si tuvieses que pagar cada viaje, por lo que te cansas menos y tu cuerpo lo agradece, además de que aprovechas mucho más el tiempo.
Además, como dedicamos solo dos días a los museos, visitamos Potsdam. Utilizamos la tarjeta de 3 días para el traslado desde Berlín y para los transportes en esta ciudad, también incluidos: fuimos desde el centro al Puente de los Espías y a Wannsee, con lo que aún le sacamos más provecho.
Por último, si vuestro aeropuerto es Schönefeld debéis saber que la modalidad ABC  cubree también el transporte hasta allí.
En cualquier caso, todo dependerá de los intereses de cada viajero, de la ubicación de su hotel o su economía, de si tiene tarjeta de estudiante o no…
En esta web puedes informarte de los tipos de tarjeta que hay, que incluyen y dónde comprarlas.
3
ENTRADAS PARA VISITAR EL PARLAMENTO O BUNDESTAG
OJO!! Hasta no hace mucho, para visitar el Bundestag tenías que hacer cola a la entrada y esperar pacientemente tu turno. Ahora ya no es así. Hay dos opciones: 
1- La más cómoda y segura: reservar por internet en la web oficial. Hay horarios de visita cada 15 minutos. Nosotros esperamos a conocer la previsión meteorológica y cuando quisimos reservar una semana antes de ir, nos encontramos con que ya no había disponibilidad. Que no os pase como a nosotros, hay que ser más previsores. 
2. En una caseta, frente a la parada del bus 100 que se encuentra a continuación del Bundestag, puedes reservar una visita para ese mismo día o para uno de los dos siguientes; eso sí, solo hay disponible un número reducido de entradas, unas 100 para cada media hora. Recomendamos acudir temprano, que es lo que hizo mi santo, y guardar cola hasta que llegue tu turno; te dan a elegir entre varias horas (no olvides el pasaporte o el DNI, porque te lo piden para la reserva). 
Horario: todos los días de 8:00 a 24:00 horas (último acceso a las 22:00)
Precio: Gratis e incluye audioguía en español muy interesante.
Según la web hay tres tipos de visita:
1) Visit to de dome: You can visit the roof terrace and dome of the Reichstag Building, which offer spectacular views of the parliamentary and government district and Berlin’s sights. On the roof terrace you can obtain an audioguide to  the dome of the Reichstag Building. Opening times: Daily from 8.00 to 24.00 hrs (last admission: 22.00 hrs). Admission every quarter an hour.
2) Guided tours followed by a visit to the dome: Various 90-minute tours are available when Parliament is not sitting. No tours take place on the following public holidays: Good Friday, Easter Sunday, Day of National Mourning, 23 to 26 December (Christmas) and 31 December (New Year’s Eve).
3) Lectures held in the visitors’ gallery overlooking the plenary chamber followed by a visit to the dome: You can attend a lecture held in the visitors’ gallery overlooking the plenary chamber. In these 45-minute lectures you will learn important facts about the functions, working methods and composition of Parliament, as well as the history and architecture of the Reichstag Building. Following the lecture, you will have an opportunity to visit the dome. Lectures are only held when Parliament is not sitting. Lectures are not held on the following public holidays: Good Friday, Easter Sunday, Day of National Mourning, 24 to 26 December (Christmas) and 31 December (New Year’s Eve).
COMER Y BEBER EN BERLÍN
Queremos agradecer a Manuel Rivas Zancarrón, compañero de mi santo que conoce bien la capital alemana, las indicaciones que dio; a partir de ahí mi santo ha elaborado un documento que podéis descargar aquí. Entre sus propuestas están:
1- "Schwarzes Café", en la Kantstrasse, en el que se come el mejor tiramisú de la ciudad. Este es el más conocido del antiguo Berlín Occidental. Hay muchos cócteles y se puede comer y desayunar de maravilla.
2- En la calle paralela tienes el Hardenberg Café (Hardenbergstrasse), donde ponen unos huevos fritos con papas muy buenos (el local tiene mucha solera).
3-Si os gustan los filetes empanados (Wiener Schnitzel), lo preparan de manera excepcional en el "Dicker Engel" (a la salida del metro de Birkenstrasse): está especializado en este plato y son excepcionales. Está en un lugar apartado, aunque no lejos del centro, pero el metro lo arregla todo.
4- En el antiguo Berlín Oriental, se puede comer en cualquier restaurante de la Kitty Kollwitz Platz y, cerca de allí, en la Lychenerstrasse, se encuentra el restaurante africano "Masai". En la misma calle está "La bodeguita de enmedio" (restaurante cubano muy peculiar) y un pequeño local francés donde sirven tablas de quesos magníficos.
5- Si apetece cocina alemana (codillo, Frikadellen...), hay una típica cervecería alemana en el Nikolaiviertel, la Brauhaus Georgbraue. Además el barrio es muy bonito.
6-En la Oranienburgstrasse hay infinidad de restaurantes; allí estaba la casa de okupas Tacheles, que ya ha desaparecido. Un lugar muy recomendable es el Dada Falafel.
7-Un buen restaurante italiano se encuentra en Potsdammer Platz 1: el Essenza, quizá algo caro, pero merece la pena.
8- Del barrio de Kreuzberg, se encuentran restaurantes exóticos a lo largo de la Oranienstrasse; en uno de ellos, el francés "Bateau" hay un ambiente muy curioso para desayunar.
9- El mejor desayuno es, quizá, el del "Atlantic", en la Bergmannstrasse, que es, además, una calle peculiarísima, en donde te puedes encontrar un lugar de venta de segunda mano (escondido en un patio) de los más grandes de Berlín y de los más peculiares.
10- Para dulces, el "Einstein Café", pero el originario, el de la Kurfürstenstrasse (no confundas con la Kurfürstendamm) o el Literaturhaus de la Fasanenstrasse (los lugares son realmente bonitos).
Nosotros hemos estado en algunos, no nos ha dado tiempo a todos, pero son muy recomendables. De todos modos os dejo las notas por si os vienen bien, ya digo que son recomendaciones de alguien que conoce muy bien la ciudad. Tenemos un pdf con los planos de situación de cada sitio, si os interesa os lo mando por correo.
PRIMER DÍA EN BERLÍN
El primer día, tras levantarnos, fuimos a un supermercado a comprar cosas para desayunar. Hecha la compra y desayunados, decidimos el recorrido para ese día y nos lanzamos a la calle. A continuación enumero todos los sitios a los que fuimos en orden cronológico; en este mapa está el recorrido. Este primer día, al estar ubicados en el centro de Berlín, no hicimos uso de los transportes públicos.
Ruta del primer día: Gendarmenmark, Bebelplatz, Unter den Linden, Puerta de Brandenburgo, Reichstag, Monumento al Holocasuto, Postdamer Platz, Leipziger Platz, Topografía del Terror, Checkpoint Charlie, Alexander Platz.
  1 
Gendarmenmarkt: Fue creada en el siglo XVII para albergar el mercado del recién urbanizado Friedrichstadt; el nombre se debe al regimiento Gens d’Armes cuyos establos se encontraban aquí. A ambos lados de la plaza hay dos iglesias barrocas casi iguales: la del lado norte es la Französischer Dom, erigida para los hugonotes franceses que se trasladaron a esta zona en el siglo XVIII. La iglesia se empezó a construir en 1701 siguiendo el modelo de la iglesia hugonota de Charenton en Francia. La estructura está dominada por una enorme torre cilíndrica.

En el lado sur de la plaza está la Deutscher Dom, construida en 1708 por la comunidad luterana y se le coronó con una torre casi idéntica a la francesa; en 1980 los alemanes orientales transformaron la iglesia en un centro cultural y tras la reunificación se ha convertido en un museo sobre la historia de la democracia alemana.
 9
Entre las dos iglesias está el Konzerthaus Berlín, sede de la Orquesta Sinfónica de Berlín. La fachada tiene un enorme pórtico jónico con una escalinata destinada a las clases de las clases medias. Delante hay una estatua de Friedrich von Schiller, un gran literato del siglo XVIII, sobre un pedestal rodeado de figuras alegóricas de la poesía, teatro, filosofía e historia.
Bebelplatz: El tramo de Under den Linden que discurre entre Schlossbrücke y Friedrichstrasse es uno de los sitios más bonitos de Berlín, aunque aviso que actualmente casi toda la zona está en obras. Hay muchos edificios y palacios barrocos y neoclásicos. Es el sitio donde los nazis, el 10 de mayo de 1933, hicieron una quema de más de 20.000 libros considerados indeseables. Un monumento llamado Versunkene Bibliothek recuerda el suceso; es un cuadrado de cristal en el suelo desde donde se contempla una habitación rodeada de estanterías vacías. 
5 15 
De noche se ve mejor la Versunkene Bibliothek 
6 
Unter den Linden: El bulevar más famoso de Berlín es su principal avenida. Ha sido testigo y escenario de los hechos más grandes y horribles de la capital alemana. Ahora mismo está en obra un buen tramo de la avenida, pero aun así se ve la majestuosidad de la gran arteria cuyo nombre significa “bajo los tilos”. Unter den Linden parte de Schossplatz hasta Pariser Platz y la famosa Puerta de Brandenburgo. Su origen se remonta al siglo XVI, cuando Juan Jorge de Brandenburgo mandó abrir un camino para llegar al coto de caza que estaba en el actual parque de Tiergarten. Toda esta zona quedó gravemente dañada durante la II GM; además fue privada de su condición de centro de la ciudad durante el período de división de la ciudad. Hoy en día ha recuperado todo su esplendor, aunque, como digo, actualmente está en obras.
Puerta de Brandenburgo: La imagen icono de Berlín es la Puerta de Brandenburgo; podemos ver su silueta en todos los folletos turísticos, en el metro y todos los turistas nos hacemos una foto con la famosa puerta de fondo. Diseñada por Carl Gotthard Langhans, que se inspiró para su diseño en los propileos de la acrópolis ateniense, se terminó en 1795. Los relieves representan escenas de la mitología griega. Corona la puerta la Cuadriga de Johann Gottfried Schadow que representa a Irene, la diosa de la paz, cabalgando hacia la ciudad en un carro tirado por cuatro caballos. En 1806 Napoleón, tras la ocupación francesa de Berlín, mandó que se trasladara a París, volviendo en 1814, siendo declarada símbolo de la victoria; se le añadió a la diosa el báculo que portaba el águila prusiana y una cruz de hierro. La puerta fue casi destruida durante la II GM y en 1956 el concejo municipal acordó reconstruirla pese a las diferentes opiniones entre las autoridades de la ciudad dividida. Rehicieron la cuádriga con los moldes originales pero quitaron el águila y la cruz de hierro por ser considerados símbolos de militarismo alemán. La puerta ha sido testigo de la historia de la ciudad en el siglo XX: desfiles militares, el nacimiento del Tercer Reich, el ascenso de Hitler al poder, el alzamiento de la bandera rusa  en mayo de 1945. En 1961, con la construcción del Muro de Berlín, la Puerta de Brandenburgo quedó en tierra de nadie; en 1989, tras la caída del muro, quedó de nuevo libre; la cuádriga se restauró y de nuevo le añadieron el águila y la cruz de hierro. Entre 2001 y 2002 la puerta fue restaurada en su totalidad.
Berlín-2
24
27 
En el  lateral sur de la puerta hay una escultura del dios Martes envainando su espada como símbolo de paz. 
26 
Reichstag: Construido entre 1884 y 1894, fue costeado por los franceses como pago por los daños de la guerra. Diseñado por Paul Wallot en estilo renacentista, fue el símbolo de la unidad nacional. En 1916 se  inscribió en la fachada la frase Dem Deutschen Volke (“al pueblo alemán”). En 1933, un incendio destruyó el salón principal; los nazis no se preocuparon de restaurar el edificio que sufrió nuevos daños durante la II GM. La cúpula original fue dinamitada en 1954 por las autoridades debido a problemas estructurales;  lo que quedaba del edificio en el lado occidental de Berlín fue restaurado en 1960. El Muro de Berlín estaba pegado a la parte oriental de Reichstag donde se podía visitar un museo sobre la historia del edificio. Tras la reunificación alemana el arquitecto Norman Foster ganó el concurso para reconstruir el edificio. Conservó todo el exterior, pero derribó todo el interior. El elemento más espectacular es la enorme cúpula de cristal y acero convertida en una de las principales atracciones turísticas de la ciudad. Tras pasar por un arco de seguridad se entra al edificio por la puerta occidental y se sube en ascensor al tejado en el que se encuentra la cúpula de 40 metros de diámetro, una altura de 23,5 metros y un peso de 800 toneladas. En su interior hay dos rampas situadas en extremos opuestos de la planta; se sube por una hasta la zona más alta de la cúpula y por la otra se desciende con lo que no se encuentran las personas que suben con las que bajan. Las vistas son impresionantes, aconsejamos no perderse esta visita si vas a Berlín, y lo mejor, es gratis y con audioguía imprescindible igualmente gratuita. 
20
Trasera del edificio
18
Señalización en el pavimento de por dónde iba el muro
19    
Monumento del Holocausto Judío: Berlín está llena de lugares y museos que recuerdan la persecución nazi contra los judíos, principalmente. En 2005 fue inaugurado el Dekman für die ermordeten Juden Europas (Monumento a los judíos de Europa asesinados); ocupa un espacio de 19.000 m2 muy cerca de la Puerta de Brandenburgo; es obra del arquitecto neoyorquino Peter Einsenman que diseñó un campo de 2.711 bloques de hormigón de las mismas dimensiones, pero de diferentes alturas, entre los 0,2 y los 4,7 metros. El visitante puede pasear entre los pasillos que generan las hileras de bloques tomando la dirección que quiera; el arquitecto pretendió con ello producir una atmósfera incómoda para el visitante; buscó representar de ese modo una aproximación al concepto tradicional de monumento funerario. Hay opiniones sobre este monumento para todos los gustos, pero no cabe duda de que se ha convertido en una parada obligatoria; por cierto vi comportamientos poco adecuados en un lugar así, como ir saltando de losa en losa, hacerse fotos divertidas, aunque es justo decir que hay vigilantes que actúan rápidamente ante este tipo de conductas.
29
31
Berlín-11 
Monumentos a las otras víctimas. No solo los judíos fueron perseguidos por los nazis, también lo fueron los homosexuales, considerados “antisociales”. Entre 5.000 y 15.000 personas de esta condición sexual fueron recluidos en campos de concentración y hasta 2002 el gobierno no los consideró víctimas del Holocausto; los artistas Ingar Dragset y Michael Elmgree diseñaron una losa de hormigón con una pantalla que muestra una pareja del mismo sexo besándose. Nosotros no la encontramos pese a buscarla.
Aún más tardío fue el reconocimiento a los pueblos sinti y romaní; en 2012 se inauguró muy cerca del Reichtag un espacio en el que hay un estanque negro con un triángulo en el centro, obra de Dani Karavan. En el borde está la cronología de los asesinatos de estas minorías.
Potsdamer Platz. Era una de las plazas más bulliciosas del Berlín prebélico.  Dirante la II GM se convirtió en una montaña de escombros y más tarde quedó dividida por el muro, convirtiéndose en un espacio abandonado. Tras la reunificación  el espacio fue reorganizado por varias multinacionales como Daimler Chrysler y Sony. El proyecto más conocido de este espacio es el Sony Center, obra del arquitecto Helmut Jahn, finalizado en el 2000; el elemento más vistoso es la gran cubierta de cristal y acero que por las noches se ilumina con colores que van cambiando. Integrado en el interior de este complejo están los restos de la vieja Kaisersaal, un restaurante de lujo que sobrevivió a la II GM. En la plaza se conservan in situ restos del muro; allí un tipo vestido de soldado se gana la vida con las fotos que los guiris se hacen con él.
32
  3a 
Leipziger Platz. Es una pequeña plaza octogonal creada entre 1781 y 1841 que se bautizó como Leipziger Platz en conmemoración de la batalla del mismo nombre de 1813 (primera gran derrota de Napoleón). En esta plaza también hay un pequeño tramo del muro.
35 
Topografía del Terror. Durante el Tercer Reich Prinz-Albrecht Strasse fue la calle más temida de Berlín porque en esta zona se encontraban las tres sedes nazis más terroríficas; en 1933 se expropió un edificio neobarroco de esta calle y lo convirtieron en el Reichssicherheitshauptamt, la organización policial que aglutinaba el aparato policial. En el mismo edificio estaba la sede de la Gestapo (Policia Secreta del Estado). En el edificio del Hotel Prinz Albrecht estaba el cuartel de las SS y a la vuelta de la esquina, en Wilhemstrasse estaba la sede de la SD (Servicio de Seguridad). Tras la II GM los edificios más bombardeados fueron demolidos. En 1987 se instaló una exposición que documentaba los crímenes nazis en los antiguos sótanos, gracias a una serie de ciudadanos comprometidos. En 2010 se añadió un edificio ultramoderno de la arquitecta Ursula Wilms que contiene una muy bien documentada exposición sobre el terror nazi, que además es un centro de estudios. Enfrente se conservan 200 metros de muro construido entre los distritos de Mitte (Este) y Kreuzberg (Oeste) al que cuando hemos estado no se puede acceder por estar en obras, pero tiene pinta de que estaban a punto de finalizar.
39
38
37 
Cheickpoint Charlie. Entre 1961 y 1990 Checkpoint Charlie era el único punto de paso para los extranjeros entre el este y el oeste berlinés. En 1990 el puesto fue oficialmente cerrado en una ceremonia a la que acudieron las cuatro fuerzas ocupantes: Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y Unión Soviética. En la actualidad hay una réplica del Checkpoint Charlie, la garita, sacos de arena y un cartel en el lado oeste que anuncia “Usted está abandonando el sector americano”. Hay dos enormes fotos de dos soldados, uno norteamericano y otro ruso. La denominación Charlie procede del alfabeto fonético de la OTAN y es su tercera letra. 
42
4
Este recorrido nos dejó exhaustos, así que fuimos a descansar al apartamento. Como solo habíamos picado una currywurst en todo el día, salimos a cenar en la sucursal berlinesa de la cervecería Hofbräuhaus que ya visitamos en Munich; se encuentra en los alrededores de Alexander Platz; dimos cuenta de una gran ensalada y un codillo acompañado de unas buenas cervezas alemanas. 
1a
Ese primer día fue agotador, pero muy productivo; además contra todo pronóstico la ciudad me enamoró desde el primer momento, y eso que hemos pillado muchas zonas en obras. El ambiente, los contrastes, el peso de una historia tan reciente, tan terrible y tan esperanzadora me han cautivado. Me parece muy bien que no olviden su pasado más tenebroso, está presente en la calle, en monumentos, en memoriales, en muchísimos museos… tenemos mucho que aprender en ese aspecto del país germano… quien no conozca su historia está condenado a repetirla, aunque por otra parte ya sabemos que el hombre es el único animal que tropieza más de una vez con la misma piedra.

BLOGS QUE NOS HAN SERVIDO MUCHO PARA LA PLANIFICACIÓN DEL VIAJE
Mi mundo en una maleta (con David coincidimos en Berlín, un placer conoceros).



Otras entradas sobre Berlín de blogs #postamigos
HTML POSTAMIGO