22 enero 2015

INCURSIÓN AL ALTO ATLAS Y LA MESETA PREDESÉRTICA DE MARRUECOS

Os voy a contar el recorrido que hemos hecho durando dos días por el Atlas y la meseta predesértica, poco tiempo para todo lo que hay que ver por allí, pero da igual, Marruecos nos fascina y volveremos para llegar al desierto y a las gargantas y valles de Dades, Todra, etc. Podríamos decir que hemos hecho una parte de la famosa “Ruta de las Mil Kasbahs”. Es una zona con muchísimo que visitar a la que aconsejo ir pronto, porque lamentablemente buena parte de las kasbahs que hemos visto están en un estado bastante ruinoso y debido a las características del material constructivo el proceso de deterioro me temo que va bastante acelerado.
Este es el mapa de la ruta que hemos hecho: Marrakech-Skoura-Marrakech. El primer día recorrimos la carretera señalada en rosa por arriba; la vuelta la hicimos por la carretera señalada debajo, que es la que pilla habitualmente toda la gente que hace esta ruta.
mapa

El Alto Atlas es la cordillera más elevada del norte de África y lugar de asiento de la cultura bereber. A lo largo del tiempo las tribus establecieron una estructura económica propia y una forma de vida colectiva basada en los lazos de sangre. La cordillera es una barrera de unos 800 kms de largo y cotas de altitud que llegan hasta 4.000 metros. Estas montañas fueron el refugio  de las poblaciones que huían de los invasores y estos “refugiados” estaban a su vez en continuo conflicto con la población sedentaria; esta circunstancia dio lugar al tipo de arquitectura fortificada característica de toda la zona, las llamadas kasbahs y ksar y que hoy en día se han convertido en hoteles, siguen viviendo familias o, en el peor de los casos, están en estado de ruina, desmoronándose sin remedio.
Antes de seguir vamos a ver qué diferencia hay entre una kasbah y un ksar: una KASBAH es una casa fortificada de planta rectangular con torres en sus esquinas. En su interior vive una familia o clan disponiendo en muchas ocasiones de tres plantas con un patio central. En ocasiones dispone de calles que separan las viviendas de las familias del clan. Un KSAR es un poblado fortificado que reúne a diferentes familias que se agrupan por barrios. Ambas se construyen a base de tapial; este tipo de muros es de tierra arcillosa mezclada con paja compactada mediante apisonado, conteniéndose con un encofrado de madera, para luego secarse al sol. Debido a la capacidad de absorción del agua de este material se le suele añadir cal. A su vez los muros se levantan sobre un basamento de piedras. Una vez listo el muro las puertas y ventanas se abren con cincel. Los muros suelen ser muy anchos para dar consistencia a las construcciones, lo que al mismo tiempo sirve para aislar térmicamente la vivienda, frescas en verano y cálidas en invierno.
Imagen 22-01-15 a las 13.04
A la ida atravesamos el Alto Atlas por una serie de valles preciosos, como el de Tassoute, con el fondo de las montañas nevadas siempre presente, un paisaje espectacular con picos que superan los 3.000 metros. A la vuelta cogimos por una uta diferente, a través del puerto de Oumnila, igualmente preciosa y por las que veíamos a cada paso kasbahs camufladas en el paisaje.
El primer día salimos de Marrakech dirección Fez, desviándonos al poco rato dirección Demnate. Hicimos una parada para estirar las piernas y entramos a ver una kasbah reconvertida en hotel, muy chulo el sitio.
dia1-1
dia1-4
La siguiente escala fue para pasear bajo un impresionante arco natural; un lugareño nos acompañó a cambio de un dinerito; el camino es fácil, aunque estaba muy mojado y había que agarrarse bien para no caerte a veces.
dia1-5
dia1-6
dia1-8
dia1-10Dia1-11
Dia1-12
Dia1-13
A partir de aquí ya fuimos parando cada vez que nos apetecía mirar el paisaje y los pueblos bereberes que tan bien se integran en su entorno.
Dia1-17
Dia1-19
Dia1-20
Atravesamos tres puertos con sus respectivos valles y paramos en el de Tassout para comer un cous cous riquísimo en el “gite d´etape” Imdoukal.
Dia1-21
Dia1-23
Dia1-24
Dia1-25
Dia1-27
Tras la comida seguimos subiendo la montaña y apenas encontramos tráfico, de vez en cuando una furgoneta, un burro o grupos de lugareños desplazándose a pie.
Dia1-28
Dia1-29
Llegó un momento en que empezamos a descender hacia una gran llanura y llegamos a Skoura, al lugar donde dormiríamos esa noche, la Kasbah Ait Ben Moro, un hotel ubicado en una kasbah del siglo XVIII restaurada con bastante acierto, usando materiales típicos y con una cuidada decoración. El personal de recepción nos enseñó las zonas comunes y la magnífica terraza con unas vistas privilegiadas al palmeral con el Gran Atlas al fondo. Nos acomodamos y lo primero que hicimos fue subir a ver el espectacular atardecer; tres colores eran los protagonistas del momento: el verde del extenso palmeral, el marrón de las ciento y picos de kasbahs que están catalogadas en el lugar y el blanco de la montaña nevada al fondo, todo ese conjunto, bañado con la luz de atardecer, nos regaló un rato de esos en los que te sientes la persona más feliz del mundo por tener la suerte de estar allí.
Dia1-34
Dia1-35
Dia1-38
Dia1-39
Dia1-44
Dia1-47
flickr1
Cuando ya apenas se veía fuimos a una de las salas a relajarnos dando cuenta de unas cervezas, las primeras del día (es lo único que echo de menos en Marruecos, je je). Apareció por allí el dueño del hotel, que resultó ser gaditano y con el que mantuvimos una agradable conversación; casualmente por su trabajo anterior conocía a mi suegro… no me diréis que el mundo no es un pañuelo, jaja. Antes de la cena nos fuimos a pillar wifi a la recepción para mandar mensajillos a la familia diciendo que estábamos en la gloria y a cenar al calor de una preciosa chimenea con un reconfortante fuego que hizo que el pollo con ciruelas que nos prepararon nos supiese a gloria bendita. De postre té moruno y unos chupitos de bourbon de una botella que nos habíamos agenciado en el aeropuerto y que ya inauguramos en el vuelo.
air ben moro
birra
Qué a gustito!!
chimenea
Al día siguiente desayunamos de nuevo al lado de la chimenea, pan fresco, tortitas, mermelada casera, miel, zumo natural, té moruno… vaya lujazo.
La primera parada del día fue la Kasbah Ameridil, una de las más interesantes y mejor conservadas de todo el sur magrebí. Data del siglo XVIII y en un principio estaba formada por ocho viviendas dispuestas de forma simétrica a ambos lados de un pasillo central; sus fachadas unidas constituían un elemento de defensa al que se le añadieron torreones de vigilancias en las esquinas.
Dia2-6
Esta kasbah es famosa por salir en los antiguos billetes de 50 dh está acondicionada para la visita; se paga una entrada (10 dh por persona) y nos hizo de guía un chico bastante apañado, aunque el muchacho tenía prisa y nos llevó bien rápido a lo largo de la visita.
billete
Dia2-2
Dia2-4
Dia2-5
Dia2-7
El maravilloso entorno de la kasbah
Dia2-9
De ahí nos fuimos a Ouarzazate por una carretera que es una línea recta; nada tiene que ver con las curvas del día anterior ni las que veríamos después. Me sorprendió Ouarzazate porque es una ciudad muy moderna con amplias avenidas. Está emplazada a 1.160 metros de altitud entre los valles del Draa y Dadés y se fundó  en 1928 después de que los franceses la eligieran como base estratégica desde la que pacificar el sur. Visitamos la Kasbah Taourirt, único edificio histórico de la ciudad; a principios del siglo XX la familia Glaoui controlaba el acceso al Alto Atlas y fueron los primeros en colaborar con los franceses en su expansión hacia el sur. Está restaurada y en su interior hay talleres de artistas. Su interior está decorado con molduras de escayolas de temática floral y geométricas y los techos son de maderas policromada.
Dia2-10
Dia2-11
Dia2-12
flickrOUARRZAZATE
Junto a la kasbah hay un antiguo pueblo bereber o ksar cuyas calles recorrimos acompañados de un local, compramos un pañuelo tuareg y nos fuimos tan contentos.
Dia2-13 
Dia2-20 
Dia2-22 
Dia2-27 
Dia2-26 
CACHIVACHES
Dia2-28
Tras un tramo de carretera regular apareció ante nuestros ojos el ksar estrella de esta ruta, Ait Benhaddou, declarada Patrimonio de la Humanidad desde 1987, circunstancia que ha contribuido a que se convierta en un sitio excesivamente enfocado al turismo, perdiendo la autenticidad que se ve en otras kasbahs más pequeñas pero llenas de gente; aquí viven menos de diez familias. En Ait Benhaddou se han rodado películas como Lawrence de Arabia y Gladiator, su entorno es ideal para este tipo de producciones. En lo más alto del ksar hay un enorme granero en ruina con unas vistas estupendas del palmeral. 
AITBENHADDOU
Dia2-29 Imagen 22-01-15 a las
00.36 Dia2-31
De ahí pusimos rumbo a la Kasbah de la Cigüeña, peor conservada, pero con mucho encanto; se compone de tres niveles, el más alto es una de las paradas favoritas de las cigüeñas en su migración; había muchos niños que nos querían dar la mano y nos regalaron unas sonrisas maravillosas. Hay zonas rehabilitadas en hoteles que entramos a ver y amablemente nos enseñaron, muy chulas, me veo en una de esas pasando una semanita de relax total. 
Imagen 22-01-15 a las 00.56
Dia2-34 Dia2-35 Dia2-36 Dia2-37 Dia2-38 
El Valle de Oumnila está lleno de pequeños pueblos de adobe y salpicado de almendros, olivos, palmeras y huertas, precioso. 
Dia2-40 
Dia2-41 
Dia2-42
Seguimos hasta Telouet, donde paramos a comer; degustamos lo que se llama en mi tierra un “picadillo” y un tajine de pollo buenísimo. Dia2-43 Dia2-44 
Justo al lado teníamos la kasbah, que fue una de las residencias principales de Al-Thami-el-Glaoui, pachá de Marrakech cuyo feudo abarcaba buena parte del Atlas. El Glaoui sirvió al sultán y luego se pasó al bando de los franceses en 1912. Su oposición al rey le supuso el exilio de su familia tras su muerte y sus posesiones fueron dispersadas; la kasbah está abandonada desde 1956 y está en estado de ruina total, las yeserías se están cayendo literalmente a cachos y lo poco que queda desaparecerá por completo en poco tiempo, pero nadie hace nada por evitarlo, en fin… el maltrato al patrimonio es una constante en todos los rincones de este planeta, lástima que no sepamos valorar algo tan realmente importante. 
Dia2-45 Dia2-46 Dia2-47 
GLAOUI1
GLAOUI2
Ya de ahí pusimos rumbo a Essaouira, nuestro siguiente destino que será protagonista de la próxima entrada. Ha sido poco tiempo en el Atlas, pero volveremos porque nos hemos quedado con ganas de más. El paisaje es espectacular y ver la forma de vida que mantienen aún los bereberes es impactante; hemos disfrutado de las vistas de las cumbres nevadas del Atlas, de los fértiles valles y de las áridas laderas y hemos visto el modo de vida de los bereberes y niños que sin tantas posesiones materiales como los nuestros viven tan felices jugando en las calles; la otra cara de la moneda son las caminatas que tienen que hacer cada día para ir y venir a la escuela y el duro trabajo de la agricultura y la ganadería, base de la economía del Atlas. Un viaje muy recomendable, si tienes esta zona entre tus pendientes no te demores mucho, lamentablemente su patrimonio está en un pésimo estado y no tardará en desaparecer para siempre.


23 comentarios:

  1. Si que es pequeño el mundo si! vaya coincidencia O.O para veros la cara jeje

    Unos paisajes muy bonitos!

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paisaje es espectacular Verónica...en cuanto a que el mundo es un pañuelo ya ves! Je je. Un besote guapa y gracias por comentar :)

      Eliminar
  2. Me encanta Marruecos y ésta es una zona que tenemos pendiente (como otras muchas). Las kasbahs son espectaculares. Espero que cuando nos decidamos aún queden en pie, lo que comentas. Muy bonitas las fotos!!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tardes mucho o no verás ni la mitad de lo que queda, qué pena! A mí también me gusta Marruecos y voy cada vez que puedo, la ventaja es que la tengo a tiro de piedra. Gracias por tu visita. Un saludito.

      Eliminar
  3. ¡No paráis!, y luego París..., no se si entre ambos habrá más, jajaja. Bueno, Marruecos es tal vez la asignatura pendiente menos comprensibles en nuestro pasaporte por muchos motivos. Estamos a gusto en países musulmanes, hay mucha relación histórica, un desplazamiento relativamente corto... y sin embargo nada, que no nos cuadra.
    Como siempre que leemos tus post dan ganas de ir para allá, :) Las construcciones me encantan, y el paisaje, con ese contraste entre el desierto y la nieve tiene que ser alucinante. Y con cielos limpios, sin polvo.
    Un lujazo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No os lo penséis más y bajad nuestro sur y a su norte, os encantará. Los paisajes son espectaculares y merece muchísimo la pena. Gracias por vuestra visita y espero leer pronto vuestras vivencias en Marruecos, Un saludito :-)

      Eliminar
  4. Marruecos es un destino que no conozco aún. Cada vez con más ganas de ir y viendo y leyendo esto más aún.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre animo a todo el mundo a ir, es un país amable y fácil de visitar y con una cultura tan sumamente diferente que te carga las pilas de una manera brutal ah y la gastronomía muy buena, lo tiene todo. Gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario. Un saludito :)

      Eliminar
  5. ¡Muchas gracias por la ruta! Me viene genial porque en Semana Santa voy a Marraketch y estaba buscando para hacer algo así... Preciosas imágenes y lugares, ya me habéis alegrado el día y hecho soñar con el sillón... Un abrazo de la cosmopolilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, es muy buena época para ir porque aun no hará tanta calor como en verano. La Ruta de las Mil Kasbahs necesita más días de los que yo le he dedicado, pero no tenía más y como primera aproximación no está mal, se ven muchas cosas y ves un paisaje nuevo, si puedes no dejes de ir aunque sea una breve incursión como la nuestra. Marrakech te va a encantar. Un abrazo gracias por tu visita y tu comentario :-)

      Eliminar
  6. Impresionante esa Ruta de las Mil Kasbahs. La verdad es que la desconocía, pero después de leer el post y ver las fotos, se me antoja para visitar algún día. Sin dura fue debió ser una ruta muy aprovechada para disfrutar de las vistas, vivencias y la gastronomía local. Desde luego Marruecos nunca decepciona.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Carlos, Marruecos siempre te depara sorpresas y paisajes sorprendentes. Si te ha causado interés no tardes mucho, la arquitectura de adobe está bastante ruinosa. Te agradezco tu visita y tu comentario, Un abrazo.

      Eliminar
  7. Yo disfruto con la lectura y viendo las fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Encarni, me alegra que te guste, un beso!!

      Eliminar
  8. Aurelio Sánchez Mariscal24 de enero de 2015, 12:37

    Como siempre a lo que nos tienes acostumbrados. Magnificas fotos y precioso relato. Enhorabuena y gracias por hacernos disfrutar con ello. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aurelio por tus palabras. Un beso.

      Eliminar
  9. El mundo es un pañuelo, eso está claro! jeje. Qué día más completito y menudos fotógrafos estáis hechos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas Verónica, no daba crédito, Dos días muy bien aprovechados, cuando no se tiene tiempo no hay que dejar perder ni un minuto. Gracias por pasar por aquí y comentar. Un besote :D

      Eliminar
  10. Espectaculares paisajes, como corresponde a tan exótico, aunque cercano país, pero lo que más me impresiona de tus reportajes fotográficos son las fotografías a la gente, miradas penetrantes, sonrisas felices, siluetas que se alejan por las callejuelas... como siempre una entrada magnífica. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marrruecos es un país muy fotogénico, aunque a su gente no le guste mucho salir en las fotos; me ha sorprendido esta vez la de niños que se acercaban para hacerse una foto, les encanta verlas después en la pantalla de la cámara, se ponen contentísimos de verse ahí. La ruta de las kasbahs me ha parecido una maravilla, tanto que volveremos con más tiempo para llegar al desierto, tengo muchísimas ganas ver el atardecer y el amanecer, debe ser una maravilla. Gracias por tus palabras. Un besote :-)

      Eliminar
  11. Preciosa panorámica de las kasbahs, a cual más bonita y ese barranco...sin palabras...ya te vas a cercando a las montañas...¡¡Precioso el repor¡¡

    ResponderEliminar
  12. Qué bonito todo! Yo tengo pendiente Marruecos para un futuro próximo (quizás el año que viene ya), así que todo lo que aprenda con tus post me vendrá genial :)
    Me da un poco de miedo por el tema de mis alergias a alimentos, pero ya veré cómo me las apaño... Por lo demás, qué super casualidad, sí que es un pañuelo el mundo!!! :D

    Un saludito guapa!

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario. Gracias