02 junio 2013

Egipto IV: Abu Simbel y Museo Nubio de Asuán


Martes, 26 de Marzo
Hoy era el madrugón más exagerado; a las 3 de la mañana tocaban diana, recogíamos una caja con el desayuno y al bus, que había que salir para Abu Simbel; menos mal que los madrugones en Egipto cuestan menos, porque siempre tienes el aliciente de que vas a ver una maravilla, y hoy era la joya de la corona: los Templos de Ramsés II y Nefertari. Estos templos, aparte de impresionantes por el tipo de construcción (son speos excavados en la roca, como el templo de Hatshepsut), por su monumentalidad y su perfección, tienen además en su historial el haber sido trasladados de lugar en los años 60 para evitar que quedaran bajo el agua tras la construcción de la Presa Alta de Asuan, todo un reto para los técnicos de la época; se trasladaron a un lugar más alto del que estaban originalmente y se creó una colina artificial para darle la misma apariencia.
Os dejo un enlace documental del National Geographic en el que se cuenta cómo se llevaron a cabo los traslados, no solo de los Templos de Abu Simbel, sino de todos los que quedaron bajo las aguas, que fueron varios. Es muy interesante. Para verlo on line pulsad aquí.
Este otro vídeo es más corto y con imágenes curiosas del desmontaje y traslado del templo.

Ya hemos dicho que el Nilo se desbordaba cada año por las aguas procedentes de Uganda y Sudán; este hecho fue el que en la antigüedad dio a Egipto la riqueza necesaria para ser un país próspero. El problema residía que las crecidas eran imprevisibles, y unas veces por exceso y otras por defecto, provocaban la pérdida de las cosechas enteras, así que se consideró necesario construir una presa que controlara las crecidas. Desde 1899 hasta 1902 los británicos construyeron la Presa Baja de Asuán, que fue ampliada en dos ocasiones (1907-1912, 1929-1933). En 1946 la presa está a punto de desbordarse y se decide que en vez de ampliar por tercera vez se construirá una segunda presa ocho kilómetros más arriba. La llamada Presa Alta se empieza a construir en 1952 y se termina en 1970. En la primera etapa de su construcción, que se concluyó en 1964, la presa se empezó a llenar y los arqueólogos egipcios se movilizaron, pues el complejo de Abu Simbel y otros muchos templos quedarían bajo el agua. La UNESCO puso en marcha un ambicioso y complicado programa a través del cual se excavaron, desmontaron y trasladaron venticuatro monumentos a ubicaciones seguras, además de donar templos a países que colaboraron en el rescate, como el Templo de Debod que se encuentra en Madrid o el Templo de Dendur que está en el interior del Museo Metropolitano de Nueva York. (Fuente: Wikipedia).
El Templo Debod y yo hace unos años.
Diptic
El templo de Dendur en el MET, lo visité en 2006 y estaba en obras, por lo que lo vi sin el “lago” que lo rodea.
Diptic-99
En el Museo Nubio se encuentra esta maqueta en la que se ve dónde estaban antes los templos y su ubicación actual y se ve cómo ha subido el nivel de agua. La foto es muy mala porque había poca luz, pero te haces una idea bastante buena del traslado de los templos.
image
Imágenes de la red del cortado y traslado del templo, es impresionante.
image
image
Con la construcción de la presa se solucionaron problemas como las inundaciones, los períodos de sequía y el suministro eléctrico a todo el país; en contrapartida hubo graves consecuencias medioambientales y humanas, que desgraciadamente en este tipo de obras suelen ser consideradas como “daños colaterales” y no se les da la importancia que realmente tienen. De resultas de la construcción de la gran presa se forma el llamado lago Nasser, de 550 kms. de largo y 35 kms. de ancho, de terribles consecuencias para las comunidades nubias que vivían desde hacía miles de años en la orilla del Nilo, perdieron sus casas, sus tierras y parte de su cultura (fueron trasladadas unas 90.000 personas). A nivel medioambiental han desaparecido especies animales (aves), se ha salinizado el delta del Nilo, ha disminuido la pesca, numerosas especies marinas han emigrado… pero este ya es otro tema.
El inmenso Lago Nasser
Diptic
Nos habíamos quedado montándonos en el bus con nuestra caja de desayuno. Los Templos de Abu Simbel están a unos 300 kms. al sur de Asuán y se llega por una carretera que atraviesa el desierto. Tanto si vas por libre como si vas en viaje organizado tienes que salir en el convoy que sale a las cuatro de la mañana desde Asuán y que va escoltado por militares. Había leído que se les ve armados hasta los dientes, pero o yo iba muy dormida o no sé, pero no vi tampoco nada que llamara la atención, supongo que irán al principio y al final de la cola. Tras unas cuatro horas de viaje llegamos a Abu Simbel; un consejo, si quieres ver bien amanecer en el desierto, siéntate en el lado izquierdo del bus, nosotros lo hicimos en el derecho y no pudimos ver amanecer, porque el personal de la izquierda iba sobando y con las cortinas cerradas y el sol sale por ahí.
Llegamos a Abu Simbel y hacía calor, aunque soportable (no me imagino lo que debe ser en verano); tras una entrada al WC y el paso obligado por el mercadillo de souvenirs, entramos al recinto, aysss qué emoción!!
image
Rodeas la colina artificial donde están ahora ubicados los templos de Ramsés II y de su esposa Nefertari y van apareciendo; el guía hace un alto para darnos la explicación pertinente y yo lo que tengo es ganas de salir corriendo para verlos de frente. Por fin acaba, andamos un poquito y ahí están las cuatro estatuas colosales de Ramsés mirándote e indicándote que él fue el más poderoso de los faraones.
Abu Simbel fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979.
image
image
El templo fue esculpido en la montaña entre 1274 y 1244 a.C.; es sin duda el más interesante de Nubia y expresa la ambición del Imperio Nuevo. Las cuatro esculturas sedentes de Ramsés II, de 21 metros de altura, custodian la fachada mirando el río (ahora al lago Nasser) como un centinela perpetuo.
Alzado y planta del templo
image
El Templo fue dedicado a los dioses Ra-Herakte, Amun-Ra, Phah y por supuesto a la imagen divinizada de Ramsés II.
Antes de la fachada hay una terraza de unos 40 metros, decorada con esculturas de Ramsés II y de Horus.
image
image
La fachada está dominada por los cuatro colosos, que reflejan la eternidad en sus caras, los rostros se representan atemporales y perfectos, mientras que los cuerpos son algo más toscos. Durante el terremoto del 27 d.C. uno de los colosos perdió la mitad superior y así sigue.
image
La puerta de entrada es de madera y tiene unas llaves que los “porteros” del templo te prestan para que te hagas la foto; es bastante llamativa; nosotros esta vez hicimos la turistada, jejeje. Arriba de los cuatro colosos hay una cornisa con relieves de 23 monos.
image
El templo tiene una profundidad de 60 metros y al fondo están representados los dioses Phah, Amón, Ramsés II y a su derecha Ra; estaba orientado de manera que dos veces al año, el 21 de febrero y el 21 de octubre, los rayos del sol entran atravesando todas las estancias hasta el fondo, iluminando las estatuas de los dioses, excepto la de Phah, porque era el dios de las tinieblas. Con el traslado más arriba se ha conseguido que el fenómeno se siga produciendo, aunque ahora sucede un día después; es increíble la pericia de los arquitectos y constructores de hace miles de años, y es impresionante el poder que debió de tener Ramsés II para hacer obras de esta envergadura.
image
Entrada al templo
image
No se pueden hacer fotos en el interior, así que todas son bajadas de la red. Una vez pasas la entrada accedes a la Sala Hipóstila, sostenida por estatuas-pilares del rey como Osiris, de 10 metros de altura. Hay cuatro a cada lado de la sala y el techo está decorado con frescos que representan buitres con las alas desplegadas, realmente te quedas sin habla, es espectacular. Las paredes están llenas de relieves que representan episodios de la Batalla de Qadesh contra hititas, libios y nubios y por supuesto siempre aparece Ramsés II victorioso y pisoteando al enemigo. Tras la Sala Hipóstila, a la izquierda están las Salas del Tesoro, donde se depositaban las ofrendas; a la derecha hay una serie de capillas anexas también llenas de preciosos relieves. La naos al fondo tiene un banco adosado en el que se representan las cuatro esculturas de los dioses a los que está dedicado el templo. Realmente es una maravilla contemplarlo.
image
image
Unos metros más allá se encuentra el templo que Ramsés II mandó construir en honor de su esposa favorita Nefertari y está dedicado a la diosa Hathor. La roca fue alisada para que pareciese un pilono y en ella se esculpieron seis colosos de 10 metros, cuatro
de Ramsés II (el ego de este hombre era increíble) y dos de Nefertari.
image
image
image
image
Con la llave del otro templo
image
Igualmente tiene una Sala Hipóstila con imágenes talladas de Hathor, un vestíbulo y un pequeño santuario. Hay muchos relieves de gran colorido de la diosa y de la barca sagrada.
image
Aquí me sucedió un episodio chungo; estaba alumbrando con una luz de baja potencia las paredes cuando una “señora” del tamaño de la vaca Hathor se me acerca voceándome en alemán imagino que diciéndome poco menos que era una terrorista por alumbrar la pared; el que iba al lado, un pupilo con cara de acelga decía en inglés que apagara mi luz blanca de mínima potencia que por supuesto para nada dañaba la pared ni los frescos (oiga no hay nadie más respetuoso que yo con el patrimonio, que para algo trabajo en un museo y un rato antes le había dicho de buenas maneras a un oriental que dejase de manosear la pared); evidentemente hice caso omiso a la maleducada señora, que seguía gritando a unos decibelios proporcionales a su abultada anatomía, yo a mi bola; la versión alemana de la vaca Hathor seguía y aunque de alemán entiendo cero patatero, sí adiviné que estaba soltando sapos y culebras de mí y ya de camino metió a todos mis paisanos españoles en el saco y juraría que estaba diciendo que éramos todos unos burros, maleducados…, olé por la señora que me amargó la última parte de mi visita al templo, pero bueno, me consuelo con que tenía cara de estreñida y de otras cosas que se me vienen a la mente y que no voy a poner porque quedaría feo y ordinario. Me fui de allí con ganas de cantarle a la señora las cuarenta y decirle que se fuese a la mierda, pero es lo que tiene no saber alemán. Al rato volví al sitio a disfrutar de los relieves, pero admito que no lo hice al 100%, la walkiria me había puesto de muy mala leche.
Salí del templo y de nuevo fui a ver a Ramsés, más fotos y ya de vuelta al bus; qué pena me da irme de los templos! Vete a saber cuándo volveré y siempre me da la sensación de haber estado poco tiempo, pero bueno, el convoy sale a una hora y es lo que hay.
image
image
La vuelta la hicimos medio durmiendo y mirando el paisaje del desierto, que tiene unas formaciones curiosas que parecen emular a las pirámides.
Imagen 02-06-13 a las
09.05
Fotos de Mariquina Sánches Ortiz de Landaluce
Llegamos al barco y nos encontramos con esta estampa donde las medidas de seguridad del personal de la limpieza externa brilla por su ausencia, ni líneas de vida ni leches, ahí encaramados pasando el trapo al barco.
image
Después de comer teníamos un paseo en faluca por el Nilo. Nos montamos y al momento vemos venir las minibarcas con los niños egipcios que se enganchan al barco en el que vas y dependiendo de si el grupo es español, francés, italiano… te cantan un repertorio u otro para que les des dinero; una vez le han dado algo o ven que nadie le va a dar nada, se van al abordaje de otra faluca.
image
Imagen 02-06-13 a las
09.03
Fotos de Mariquina Sánchez Ortiz de Landaluce
El paseo muy tranquilo, no había nada de viento; los que se habían apuntado a la visita del poblado nubio, se pasaron a otro barco con motor y a nosotros la faluca nos devolvía al barco (igual nos equivocamos, pero pensamos que la visita al poblado nubio, el tatuaje de henna y todo lo que oferta la excursión era demasiado turístico, así que decidimos pasar). Nos quedamos solamente siete personas , que charlábamos hasta que nos dimos cuenta que la faluca llevaba parada un buen rato y el colega barquero no hacía nada por que aquello se moviese; a nuestras preguntas de qué pasaba nos dice que no hay viento y que hay que esperar ¿ein? Y si no hay viento hasta dentro de tres días ¿nos quedamos aquí? Le dijimos que no hacía falta que nos llevase al barco, pero al menos a la orilla y que ya nos buscábamos la vida; el tipo no tenía muchas ganas de remar, así que uno del grupo que tenía experiencia al respecto le dijo que venga, que él remaba para ayudarle; el hombre asintió de poca gana. A mi santo lo pusieron con el timón; tras mucho remar por parte de nuestro compañero de viaje y poco remar del faluquero, llegamos a la orilla. 
image
Allí nos separamos, nosotros queríamos ir al Museo Nubio. La UNESCO ha desarrollado dos campañas importantes en Egipto, la primera la del salvamento de los monumentos y templos nubios y la segunda la Campaña Internacional para la creación del Museo de Nubia en Asuán y del Museo Nacional de la Civilización Egipcia (MNEC) lanzada en 1992; la creación de estos dos museos tiene por objetivo dar divulgar el patrimonio egipcio. El Museo Nubio en Asuán se inauguró en 1997 (el MNSC está aún en proyecto), así que decidimos ir a ver qué tal estaba. Empezamos a andar a ver si dábamos con alguna indicación de dónde estaba el museo y nada, encima una calor de al menos 40 gradazos, el día que más calor pasamos. Pasamos por un organismo oficial, algo relacionado con la cultura, según ponía en el cartel, y en la puerta había un tipo fumando, pensamos que era alguien que trabajaba allí y le preguntamos por el museo; en cero coma dos nos estaba buscando una calesa para que nos llevase y nos decía que estaba muy lejos. Apañamos el precio y se fue a buscar a un calesero; no habíamos previsto ir en calesa, pero hacía tanta calorina que aceptamos. Realmente estaba lejos el museo; cuando nos dejaron allí nos propusieron esperarnos y le dijimos que ok, porque había que volver a la motonave y había una distancia importante.
Este chico de la moto pasó por delante del museo, que está en una cuesta curiosa como mil veces y cada vez llevaba a alguien diferente, así que dedujimos que tiene una especie de mototaxi y que algo cobraría por subirle al personal la cuesta, jeje.
image
Diptic
Quedamos fuera en una hora, pero nos entretuvimos y llegamos una hora tarde; pensamos que estarían cabreados o que nos pedirían más dinero, pero no, así que se llevaron una propina, se agradece que no sean pesados!
El museo está muy bien, es muy moderno y se ve que han invertido pasta en él. Tiene dos plantas y se ve en un par de horas, muy recomendable. Coincidimos allí con una excursión de niños nubios con su maestro, me sorprendió muy gratamente que era una clase de integración.
image
image
image
image
En la última foto, la imagen de la diosa Hathor con su hijo es muy similar a la de la Virgen María con el niño, lo que demuestra el carácter universal de determinadas creencias religiosas.
Recreaciones de los poblados nubios
image
A la salida nos dimos el paseo en calesa y al barco a tomarnos una cervecita y a cenar, al día siguiente se acababa la navegación por el Nilo y volábamos al Cairo!!
Otros relatos #postamigos
Image and video hosting by TinyPic
Viajar Code: Verónica: Abu Simbel

44 comentarios:

  1. Abu simbel es la joya de la corona! almenos para mi!
    De hecho yo salí corriendo para verlos jajaja xD mi novio y el guía aun estan riendose xD
    Recuerdo quedarme sin palabras y muy emocionada.

    me apunto lo del museo de Nubia ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo es Vero, aunque realmente me ha impactado todo lo que he visto, todos los templos son alucinantes y los de Abu Simbel son ya la caña, volvería ahora mismo!. El Museo Nubio es muy interesante, y bastante moderno, merece la pena, cuando vuelvas ya sabes :)
      Un besote y gracia spor tu comentario ;-)

      Eliminar
  2. Abu Simbel me pareció impresionante y las obras para trasladarlo realmente faraónicas. Fui a Egipto muy jovencita, tenía 17 años, así que me encantaría poder volver algún día...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena! Egipto te deja con ganas de más, a mí también me gustaría volver. El traslado de los templos fue increible, el documental del National Geographic es impresionante. Muchas gracias por pasar por aquí y dejarme tu comentario. Un saludito viajero :-)

      Eliminar
  3. Fantastico post! Muy completo me parece impresionante la fuerza y capacidad que tuvimos los humanos en épocas tan remotas como estas. Como han cambiando las cosas....Hoy en día con un "click" lo tendríamos todo.Saluditos y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Teva, no llego a entender cómo eran capaces de construir esas maravillas hace miles de años y además duraderas, ahora se hacen megaobras con más medios y al poco tienen goteras o problemas de estructura, en fin...
      te agradezco tu visita y tu comentario. Un saludito y buen día!

      Eliminar
  4. Para mí lo mejor del viaje a Egipto fue poder contemplar los templos de Abu Simbel!! Son realmente impresionantes.
    Por cierto, vaya petarda la alemana esa! Hiciste bien en pasar de ella!!
    Nosotros si que fuimos al poblado nubio... Y la verdad es que tampoco os perdisteis mucho al no ir.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abu Simbel es una maravilla, aunque a mí me impresionó todo, no sabría elegir qué lo hizo más. La alemana me dio un sofocón importante, porque la tía seguía y seguía voceando como una descosida, vaya personajes hay sueltos, lo malo es encontrartelos en sitios de estos, en los que vas a estar probablemente una vez en tu vida...
      Muchas gracias por pasar por aquí. Un abrazo!

      Eliminar
  5. Supongo que los madrugones merecen la pena si después se ven joyas como estas! Espectacular Abu Simbel y todo Egipto. A ver si se relajan un poco las cosas y vamos porque es un destino que hay que ver si o sí!! Felicidades por el post y por las fotos! Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Fran, los madrugones así dan mucha menos pereza que para la vida diaria, te levantas entusiasmada, je je. Espero que las cosas se calmen, porque de verdad da pena ver esas maravillas tan vacías. Gracias por tu comentario :-)

      Eliminar
  6. ¡Qué impresionante! Hace muchos años que estuve en Egipto, pero recuerdo perfectamente el viaje, que yo creo que es de los que marca. A Abu Simbel fui en un bus cochambroso que alquilamos unos cuantos, el conductor puso música árabe a tope mientras atravesábamos el desierto, hacía mucho calor, no había aire acondicionado y nos quedamos sin agua. Una odisea. Pero llegamos y nos quedamos con la boca abierta, porque no es para menos. Muy interesante toda la información sobre el traslado de los templos así como el Museo nubio, una cultura poco conocida. Ah! me he reído mucho con esa vaca Hathor particular que surgió de la oscuridad del templo...
    Muchos besos y a la espera de la continuación de vuestro intenso viaje a Egipto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Arundathi! vaya odisea pasaste para llegar a Abu Simbel, si era verano y sin agua ... menos mal que merece la pena. El traslado del templo fue increible, viendo el documental del National Geographic me he quedado con la boca abierta, se tuvieron que tomar muchas decisiones arriesgadas, y a veces esas cosas no salen bien, pero en este caso todo fue perfecto, y eso que cortar esa mole en trozos y volverlo a montar tiene su miga.
      De la vaca Hathor germana mejor no hablar, pensándolo bien, no sé que me ha hecho la pobre diosa para que por mi cuenta le ponga su nombre a esa señora ;)
      Un besote, anímate a contar tu viaje egipco, seguro que está lleno de anécdotas y gracias por tu visita.

      Eliminar
  7. Hola Caliope! He visto que has comentado una entrada en mi blog, muchas gracias. Y mirando tu blogroll he visto que aparece esa entrada mia del cabo de gata que es de septiembre del año pasado. Total, que algo no funciona en tu blogroll y no se actualizan mis entradas. No me enrollo más. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fran, eso es por lo del feed que yo también te comenté!! No sale cuando actualizas. A mí también me pasa...

      Eliminar
    2. Ya está solucionado, lo miraré de vez en cuando a ver si va bien o no.

      Eliminar
  8. Caliope, que buena entrada!
    Cuando yo fui, la presa de Assuan no me llamó en exceso la atención pero los templos son una maravilla. Me ha hecho gracia además lo del ego de Ramses II... que razón llevas!!
    El Museo Nubio ni lo vimos ni había leído acerca de él, pero se ve una visita interesante. Bueno, y menos mal que os dio por remar a vosotros, sino aún estáis en mitad del Nilo.
    Respecto a la señora que le dio por gritarte, gente así te encuentras en todas partes. En Pompeya nosotras nos cruzamos también con un grupo de alemanes (ya mayorcitos) sin modales algunos, empujándonos para pasar... Yo no sé... Gente sin educación hay en todos lados pero es verdad que te amargan el día.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros no nos llevaron a la Presa de Asuán, yo no tenía interés, pero llevan a todos los grupos organizados, están muy orgullosos de ella. El Museo Nubio es interesante, pero creo que poco visitado, estábamos nosotros solos hasta que aparecieron unos niños con su maestro, poco más, no entiendo que lleven a la gente a ver la presa y no al Museo, pero bueno...A la señora cada vez le tengo más coraje, lo pienso y si la tuviera a mano ahora no sé... ja ja. Lo de Pompeya tuyo también tela, hay que ir preparado para que episodios de esos no te chafen el día, pero a veces es inevitable.
      Un besote guapa!

      Eliminar
  9. Caliope, como siempre una entrada impecable. Llena de todo lujo de detalles y acompañada de un completo reportaje fotográfico. Muy útil.
    Lo tendré en cuenta, porque que en unos días me iré a Egipto, y estoy en la fase de documentación total...
    Un besote,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trini ¿te vas a Egipto? qué bien!! espero que lo pases bien y no pilles mucha calor. Ya estoy deseando leer tu experiencia, je je. Buen viaje y gracias por tu visita!

      Eliminar
  10. Abu Simbel fue de lo mejor del viaje a Egipto, aunque no recuerdo el lago Nasser tan bonito como el de tus fotos, nosotros fuimos en agosto y el nivel del agua estaba muy bajo. Menudos mandones se están volviendo los alemanes!! ;-) Tampoco no conocía el Museo Nubio, me ha gustado verlo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anna el lago Nasser estaba bonito sí, parece el mar de grande que es. Abu Simbel ya lo sabes, espectacular. El Museo Nubio es un gran desconocido, y la verdad que es interesante.
      En cuanto a la walkiria debe ser eso. ja ja, que está acostubrada a mandar, como su presidenta. Un besote y gracias por tu comentario :)

      Eliminar
  11. Hola
    Una de nuestras asignaturas pendientes, la verdad que has sabido mostrarnos este lugar de manera espectacular
    gracias por compartirlo
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues os animo a ir, ahora se ven los templos y tumbas sin nada de agobio y sin gente, un lujo!. Muchas gracias por tus amables palabras y por leerme :-)

      Eliminar
  12. Que buena entrada, espectacular!!!
    Es una pena la inestabilidad que existe en el país lo que frenan a muchos viajeros por decidirse.
    Nosotros estuvimos en el 2003 y fue inolvidable. No había visto las fotos del traslado, las tuyas son muy muy buenas, recuerdo las nuestras con un cámara de 3 megapixeles y una de carrete muy muy antigua, jajajaja.

    Y vaya con la limpieza en el barco, buenísimos!!

    Un fuerte abrazo.
    http://siemprejuntosporelmundo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ha llovido desde 2003, imagino aquello lleno de gente en esa época. La verdad es que da mucha pena ver aquello tan vacío, lo comparo con fotos que he visto de los templos llenos de gente y da cosa, a ver si mejoran las cosas porque las personas que viven del turismo lo están pasando bastante mal. Las cámaras de esos años tenían poca resolución, yo también iba con una parecida y otra analógica, qué tiempos!!
      La limpieza del barco me pareció increible, con la de cosas de seguridad que piden aquí y allí mira, en fin, ni tanto ni tan poco, porque si uno de esos se resbala no quiero pensar.
      Muchas gracias por leerme y por tu comentario :-D
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Aurelio Sánchez Mariscal5 de junio de 2013, 12:06

    Un reportaje precioso, tanto el relato como las fotos, no he estado en Egipto, he leido mucho sobre Ramsen II etc., pero considero lo tuyo mucho más interesante que todo lo que he leido. Después de disfrutarlo me ha dado la impresión de haber efectuado la visita. Te felicito nuevamente, pues todos tus reportajes son interesantísimos y me encantan. Un abrazo Aurelio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurelio. se nota que eres mi suegro y me miras con buenos ojos. Me alegra que te haya gustado y si puedes no te quedes con lo que has leído aquí o en los libros, ve a verlo en directo que es una maravilla. Muchas gracias por tus palabras, un beso!

      Eliminar
  14. No pude ir a Abu simbel cuanod estuve en Egipto y, ahora, con tu descripcion, como si hubiera ido. Muchas gracias por compartir tus conocimientos y tus experiencias. Un abrazo, Jorge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge no me puedo creer que no fueses a Abu Simbel! qué pena! si algún día el destino te lleva de nuevo por aquellas tierras no dejes de ir, es realmente increible y totalmente diferente al resto de los templos. Muchas gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario. Un beso para ti y para Carmen!

      Eliminar
  15. Ya por fin he tenido tenido tiempo de ponerme al día con tu viaje, la verdad es que ya hace tiempo que no había leído nada de Egipto, pero después de leer tu viaje, me van entrando más ganas de ir; lo que pasa es que la lista es tan larga ... uff que no se cuando le tocará.

    Todavía nos queda la etapa final de tu viaje.

    Saludos. Cati.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cati, sí que tenemos todos una lista grande de destinos. Llevaba tiempo pensando en Egipto y no había ido ya por el tema de ir organizada, pero al final me decidí y no me arrepiento, es una pasada, cuando vayas no te arrepentirás, eso sí, te aconsejo que no vayas en verano, debe ser un horno. Un besote guapa y gracias por el comentario.

      Eliminar
    2. Tranquila que en verano no se me ocurre ni de casualidad; cuando tu fuiste yo creo que ya hacía demasiado calor para mi gusto, sería ya el límite para mí.

      Eliminar
  16. Hola Caliope!

    Aquí estoy con mi comentario, a ver cómo me sale de largo. Los madrugones en los viajes siempre tienen su recompensa final. Mis mayores madrugones viajeros los dí en Argentina (adrede) y siempre, insisto siempre, tuvieron recompensa. Pero hija, en tu caso, no sé yo, eh... a las 3 de la madrugada!!! Pero a qué hora os íbais a la cama?

    Es impresionante la capacidad que tiene el hombre para mover montañas. Embalses, carreteras, y hasta templos... no tenía ni idea de ello. Me parece brutal una obra de estas carácterísticas. Y digo yo, y me pregunto: qué tiene más impacto en la obra, el movimiento por el traslado o tu linternita? Menuda vaca Hathor!!! Haberle hablado en gaitano pisha, verás como se acongojaba!!!

    Las fotos: excelentes, menuda fotógrafa que estás hecha, o más bien tu pareja, pues sales tú en más fotos que él, jejejeje...

    Un abrazo, Caliope, seguimos leyéndonos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en Argentina también madrugaba de lo lindo. El tema del horario para ir a Abu Simbel es porque hay que ir en convoy escoltado, y si no te quieres morir de calor hay que salir a las cuatro de la mañana sí o sí (en verano no quiero imaginar), y al tener que recorrer 300 kms por carretera de desierto no hay otra, esa hora o mueres de calor, jajaja, así que no hay alternativa.
      A la versión germana de Hathor me quedé con las ganas de decirle cuatro cosas.
      Muuuchas gracias por pasar por aqui y por tu comentario ;)

      Eliminar
  17. Impresionante!! Me ha encantado las fotos del traslado de los templos y las tuyas con tu santo, si es que tenéis un arte, jaja. Luismi tiene muchas ganas de ir a Egipto, pero creo que esperaremos una temporada para hacerlo :-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando podáis no os lo penséis, de verdad es increíble. EL traslado de los templos fue una gesta impresionante, no sé como un trabajo en el que participaron tanta gente tuvo esos excelentes resultados, increíble. Gracias por pasar por aquí :) , un abrazo.

      Eliminar
  18. Impresionante recorrido! Y he alucinado con las imágenes de como cortaban y trasladaban el templo... impresionante! Desde luego viendo tu experiencia apetece muchísimo escaparse a Egipto que la verdad le habia cogido algo de miedo.. Creo que has logrado que me lo "re-piense" Gran post y viaje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Soloquieroviajes! de verdad que al menos cuando estuvimos nosotros no vimos nada que nos diera inseguridad, es un tipo de viaje en el que estás en el barco y cuando bajas vas a los templos, así que no hay peligro por ninguna parte. En El Cairo fuimos más a nuestro aire y tampoco vimos nada raro, animaros que de verdad merece mucho la pena y ahora se ven los templos estupendamente, sin mucha gente y sin agobios. Un saludo y te agradezco mucho tu visita y el comentario.

      Eliminar
  19. Yo veo Abu Simbel y me entra calor, ¡estuvimos en Agosto a 50º!
    Pero es una maravilla todo Egipto, no cabe duda...

    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, en marzo y a las siete de la mañana casi hacía calor, no quiero imaginar en agosto! Me imagino al personal con lipotimias cada dos por tres. Menos mal que merece la pena. Un saludito y gracias por tu visita :-)

      Eliminar
  20. A mí, Abu Simbel me pareció bastante artificial en su emplazamiento actual pero no por eso deja de ser impresionante. Lo que más me gustó fue la historia del sol que entras 2 veces al año e ilumina 3 de las 4 estatuas del fondo. La otra estatua es la que representa el Dios de la Oscuridad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! pues a mí no me dio sensación de artificial, de hecho está en el mismo emplazamiento, solo unos metros más arriba, aunque claro, la montaña es artificial, pero creo que hicieron un buen trabajo.Que se iluminen dos veces al año tres dioses de los cuatro del fondo es algo muy sorprendente, vaya pericia constructiva para conseguir eso hace tantos cientos de año. Muchas gracias por tu comentario :)

      Eliminar
  21. Jajajaja, me has sacado una sonrisa de buena mañana con la Vaca Hathor, jejejeje. La verdad que Abu Simbel es impresionante y fue uno de los lugares que más me gustaron y creo que hay que visitar en todo viaje a Egipto. Unas fotos preciosas!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vaca a mí lo que me sacó fue un cabreo que no veas, vaya petarda. tienes razón Abu Simbel es imprescindible. Gracias por pasar por aqui :-)
      Un abrazo

      Eliminar

Deja aquí tu comentario. Gracias